Exoesqueletos y ergonomía en el trabajo: qué son y cómo evaluarlos

Los exoesqueletos están entrando con fuerza en el campo de la ergonomía laboral y se erigen como un apoyo que ayude a reducir las lesiones laborales relacionadas con trastornos musculoesqueléticos, que según el INSS (Instituto Nacional de Seguridad y Salud en el Trabajo) ascienden a más del 60% del total. Sin embargo, resulta fundamental tener en cuenta que no son aplicables a la totalidad de puestos de trabajo, por lo que antes de optar por su implementación conviene analizar su conveniencia.

En este artículo, abordaremos la relación entre el exoesqueleto y la ergonomía, los puntos críticos a considerar previa implementación y cómo Ergo/IBV puede ayudar en el diseño, selección y evaluación de estos dispositivos.

Exoesqueleto: ¿Qué es y cómo funciona?

Un exoesqueleto es una estructura mecánica que se coloca en el exterior del cuerpo humano para asistir, potenciar o mejorar las capacidades físicas del usuario. Su diseño busca imitar la biomecánica humana, permitiendo movimientos naturales y fluidos, lo que los convierte en una gran ayuda para el aparato locomotor en la realización de ciertas tareas demandantes.

En función del tipo de asistencia proporcionada pueden clasificarse en:

  • Activos: incorporan sistemas motorizados y requieren una fuente de energía para funcionar. Proporcionan asistencia activa al usuario, potenciando sus movimientos y ofreciendo un mayor grado de soporte y adaptabilidad.
  • Pasivos: no utilizan sistemas motorizados ni requieren energía externa, sino que se basan en sistemas mecánicos y elásticos (como muelles, bisagras o amortiguadores) para proporcionar soporte y asistencia al usuario. Son más ligeros y suelen ser más económicos que los activos.

En términos de movilidad, se diferencias tres tipos:

  • Fijos: el dispositivo está anclado a una pared o soporte inamovible.
  • Soportados: constan de un bastidor móvil o robot con ruedas que se desplaza con la persona.
  • Móviles:  el propio cuerpo del trabajador actúa como soporte, por lo que tanto el exoesqueleto como la persona pueden moverse con libertad. Por la comodidad y facilidad de uso que proporcionan, son los más usados en la actualidad.

Webinar Ergo/IBV

Sectores de aplicación

Los exoesqueletos son especialmente útiles en sectores en los que los riesgos ergonómicos por posturas forzadas, manejo manual de cargas o aplicación de fuerzas están a la orden del día. Algunos ejemplos son:

  • Industria manufacturera: estos dispositivos pueden reducir  la tensión en la espalda y las extremidades. Pueden ayudar a los trabajadores a mantener una postura erguida y a levantar objetos pesados con menos esfuerzo.
  • Salud: se utilizan en la rehabilitación de pacientes, ayudando a las personas a recuperar la movilidad después de un accidente o enfermedad. También pueden asistir a personas con movilidad reducida, así como al personal sanitario en la asistencia a personas mayores o enfermas.
  • Sector militar: los exoesqueletos pueden proporcionar a los soldados una mayor resistencia y capacidad de carga, permitiéndoles llevar equipo pesado durante largos períodos sin fatiga.

Exoesqueletos y ergonomía en el trabajo: Relación

La relación entre exoesqueletos y ergonomía es innegable. Desde una perspectiva técnica, la ergonomía busca optimizar la interacción entre el trabajador y su entorno laboral y esto es precisamente lo que se pretende con los exoesqueletos ya que, al estar diseñados para complementar y potenciar la biomecánica humana, pueden ofrecer soluciones específicas a problemas de tipo ergonómico. 

Esta adaptación se traduce en una reducción de puntos de tensión muscular y articular, minimizando el desgaste físico y potenciando la eficiencia operativa. Por ejemplo, al mitigar la carga biomecánica en tareas que requieren levantamiento o sostenimiento de pesos, los exoesqueletos reducen la incidencia de trastornos musculoesqueléticos.

Evaluación de aspectos en la implantación de exoesqueletos

Antes de optar por la implementación de exoesqueletos en un entorno laboral determinado, es esencial realizar una evaluación exhaustiva para determinar si van a resultar beneficiosos y seguros para las tareas específicas y, en caso afirmativo, qué características debe tener para ajustarse al máximo a las necesidades del puesto.

 

Análisis ergonómico de la actividad laboral

Es crucial entender las demandas físicas del trabajo y cómo el exoesqueleto puede ayudar a mitigar los riesgos asociados. Esto implica observar y analizar las tareas diarias, identificar movimientos y posturas de trabajo y evaluar la carga física.

Presupuesto Ergo/IBV

Selección del tipo de exoesqueleto

Dependiendo de las necesidades, se debe elegir entre exoesqueletos pasivos o activos, y aquellos diseñados para partes específicas del cuerpo. Es vital considerar factores como el peso del exoesqueleto, la autonomía de la batería y la facilidad de uso.

 

Comprobación de la integración del exoesqueleto en el puesto de trabajo

Es esencial asegurarse de que el exoesqueleto se integre sin problemas en el entorno laboral y no obstaculice otras tareas. Esto puede requerir ajustes en el espacio de trabajo o en la forma en que se realizan ciertas tareas.

 

Formación de los empleados

Los trabajadores deben recibir formación adecuada sobre cómo usar el exoesqueleto de manera segura y eficiente. Esta formación debe incluir prácticas de uso, mantenimiento y protocolos de seguridad.

 

 

Sigue aprendiendo | La importancia de ofrecer cursos sobre ergonomía laboral a los técnicos PRL

 

 

Evaluación ergonómica del uso del exoesqueleto

Después de la implementación, es vital realizar evaluaciones periódicas para asegurarse de que el exoesqueleto sigue siendo beneficioso y seguro. Estas evaluaciones pueden incluir feedback de los usuarios, análisis de postura y medición de la fatiga muscular.

Ergo/IBV: herramienta clave para la evaluación de riesgos ergonómicos en la decisión de uso de exoesqueletos

Aunque Ergo/IBV no ha sido diseñado específicamente para evaluar el impacto ergonómico de los exoesqueletos, sí puede resultar sumamente útil para identificar los riesgos ergonómicos a los que está expuesto un trabajador mediante estudios de campo y laboratorio, gracias a diferentes técnicas observacionales e instrumentales. 

Estos resultados proporcionan información crucial en el proceso de diseño, selección y evaluación de un exoesqueleto y permiten tomar decisiones más informadas sobre la conveniencia de introducir este tipo de sistemas, qué tipo de exoesqueleto es el más adecuado para los trabajadores y cómo puede integrarse de manera óptima en el entorno laboral.

En definitiva, la irrupción de los exoesqueletos están transformando la ergonomía en el trabajo y el panorama laboral. Sin embargo, su implementación no debe ser impulsiva. Es esencial realizar evaluaciones detalladas para determinar si su uso es adecuado según las demandas y características del puesto de trabajo, garantizando así la seguridad y eficiencia del trabajador.

 

¿Quieres más información sobre el software Ergo/IBV? ¡Contáctanos y solicita una cotización!