Método JSI: principales características y aplicaciones

Los movimientos repetitivos son un importante factor de riesgo laboral y una de las principales causas de trastornos musculoesqueléticos (TME). Para prevenirlos conviene evaluar regularmente los puestos de trabajo mediante los métodos adecuados y uno de los más extendidos es el JSI (Job Strain Index) o Índice de Tensión o Esfuerzo

En este artículo examinaremos las aplicaciones principales de este método, profundizaremos en sus características, así como en las diferencias que existen respecto a otros métodos y sus peculiaridades. También presentaremos otras metodologías para la realización de evaluaciones fiables como son el método de tareas repetitivas IBV y el Ocra Index.

¿Qué es el Método JSI?

JSI es un método de evaluación de puestos de trabajo enfocado en valorar el riesgo de desarrollar desórdenes músculo-esqueléticos en la parte distal de las extremidades superiores causados por la ejecución de movimientos repetitivos. En concreto, se evalúa el efecto de dichas acciones repetitivas en mano, muñeca, antebrazo y codo.

Esta metodología se presentó por primera vez en 1995 y ha sido validada por estudios posteriores.

Su aplicación se basa en la cuantificación de 6 variables derivadas de principios fisiológicos, biomecánicos y epidemiológicos que, junto con sus correspondientes factores multiplicadores, proporcionan el llamado Strain Index. Estas variables son:

  1. La intensidad del esfuerzo.
  2. La duración del esfuerzo por ciclo de trabajo.
  3. El número de esfuerzos realizados en un minuto de trabajo.
  4. La desviación de la muñeca respecto a la posición neutra.
  5. La velocidad con la que se ejecuta la tarea.
  6. La duración de la tarea por jornada de trabajo.

Ámbito de aplicación de JSI para la evaluación de riesgos ergonómicos 

El JSI es de aplicación para poder estimar el riesgo existente por la realización de actividades repetitivas que afecten a las extremidades superiores.

La utilidad de la aplicación del JSI ha de valorarse teniendo en cuenta el alcance del método:

  • Evalúa puestos de trabajo en los que se repite un mismo conjunto de movimientos o esfuerzos de forma repetida.
  • Describe las exigencias de esfuerzo para llevar a cabo una tarea, sin tener en cuenta los posibles agravantes debidos a compresiones mecánicas en las extremidades superiores distales.
  • No evalúa trabajadores individuales, sino que evalúa puestos de trabajo o tareas.
  • No valora trastornos específicos, sino el riesgo de que la tarea pueda causar un espectro de trastornos musculoesqueléticos.
  • Es aplicable siempre y cuando las variables que tiene en cuenta el método no cambien sustancialmente en los diferentes esfuerzos que se realizan durante un ciclo.
  • No es válido en aquellas situaciones en las que se producen rotaciones de tareas de un trabajador dentro del mismo turno de trabajo.
  • Realiza una evaluación global, por lo que es útil para hacer una estimación genérica o cuando la tarea a desarrollar es simple.
  • La aplicación se centra en la zona de la mano-muñeca. No tiene en consideración las zonas de brazos, antebrazos y/o cuello..
  • El Strain Index indica el riesgo de trastornos músculo-esqueléticos distales de las extremidades superiores.
  • Dos de las seis variables consideradas se evalúan subjetivamente según las apreciaciones del evaluador y empleando escalas como la CR10 de Borg.

 

Métodos alternativos o complementarios a JSI

Existen otros métodos para la evaluación de riesgos ergonómicos asociados a tareas repetitivas. Para elegir uno u otro es importante estudiar las peculiaridades de cada método y características del trabajo y riesgos ergonómicos a analizar.

Aquí exponemos otros métodos para la evaluación de riesgos ergonómicos.

Presupuesto Ergo/IBV

Método de tareas IBV

El método de tareas repetitivas ERGO/IBV, desarrollado por el Instituto de Biomecánica de Valencia, se emplea para el análisis de tareas repetitivas de los miembros superiores con ciclos de trabajo claramente definidos. 

Mediante técnicas estadísticas de clasificación basadas en análisis multivariante, se logró identificar la combinación óptima de factores de exposición que permitían clasificar de manera más precisa a los trabajadores que presentaban o no TME. A partir de esta combinación, se desarrolló una ecuación capaz de evaluar el riesgo de lesiones musculoesqueléticas en las zonas de cuello-hombro y mano-muñeca. 

 

Ocra Index

El método Índice OCRA es considerado por consenso internacional como el método preferente para la evaluación del riesgo por trabajo repetitivo en las extremidades superiores. Esto se debe a que se trata de una herramienta completa que considera numerosos factores de riesgo como la frecuencia de movimientos, las posturas y movimientos forzados y la existencia (o no) de periodos de recuperación.

Además, a diferencia del Job Strain, es lo suficientemente preciso como para evaluar el tipo de sujeción o agarre y otros factores de riesgo adicionales tales como el uso de guantes o herramientas vibratorias, compresiones en la piel o tareas que requieran precisión. También incluye en la ecuación el tiempo de exposición a cada tarea repetitiva y el carácter acumulativo de las mismas.

Su ventaja más destacada es la exhaustividad en los resultados. ¿La contrapartida? Su aplicación es complicada y el nivel de detalle obtenido en los resultados directamente proporcional a la cantidad de información proporcionada. Por ello, conviene contar con un software ergonómico que simplifique la aplicación.

 

Amplía información:  Método OCRA: prevenir lesiones por movimientos repetitivos 

 

Ventajas de las alternativas al método JSI

Algunos métodos alternativos al JSI, como por ejemplo el método OCRA o el método de tareas repetitivas IBV presentan algunas particularidades que los hacen realmente óptimos para la evaluación de ciertos riesgos ergonómicos. Conocer las ventajas de cada método ayudará a determinar el método de evaluación más adecuado para cada situación.  Hagamos un repaso rápido.

 

Ventajas del método OCRA

    • Realiza un análisis detallado de los factores de riesgo físico-mecánicos y organizacionales asociados con TME.
    • Considera todas las tareas repetitivas que se llevan a cabo en un puesto de trabajo complejo o de rotación.
    • Permite identificar áreas específicas de riesgo y proporciona una base sólida para la implementación de medidas preventivas.

 

Ventajas del método de tareas IBV

    • Determina el tiempo de exposición % y la repetitividad de movimientos de los brazos y las manos en las diferentes subtareas que componen la tarea que realiza el trabajador.
    • Se analizan las posturas fundamentales adoptadas en cada subtarea.
    • El módulo ofrece recomendaciones para reducir los niveles de riesgo cuando éstos son altos.

 

webinar on demand

IBV para la evaluación de tareas repetitivas

El módulo de tareas repetitivas de Ergo/IBV permite analizar tareas con movimientos repetitivos de los miembros superiores, calculando el nivel de riesgo de sufrir una lesión músculo-esquelética en la zona del cuello-hombro y de la mano-muñeca.

Para aplicarlo, es necesario rellenar un formulario donde se pide identificar las tareas y subtareas, definir las posturas y contar el número de movimientos (repeticiones de brazo y mano) por minuto. Con esta información, el programa realiza un informe en el que detalla el nivel de riesgo general y el de cada subtarea de forma independiente, proporcionando recomendaciones para cada una de ellas que permiten reducir el riesgo presente en al menos un nivel de riesgo.

En resumen, aunque la aplicación del método JSI esté muy extendida, su aplicación se centra específicamente en puestos de trabajo en los que se usa de forma intensiva la combinación mano-muñeca y no hay un gran volumen de factores adicionales que puedan influir en el nivel de riesgo. En el resto de casos, conviene emplear metodologías como el método de tareas IBV y Ocra, ambas pueden aplicarse fácilmente con el software de evaluación de riesgos laborales de Ergo/IBV.