EUCOOKIELAW_BANNER_TITLE

Movimientos repetitivos: cuáles son los principales traumatismos

Movimientos repetitivos: cuáles son los principales traumatismos

Independientemente del sector de actividad industrial al que pertenezca tu empresa, ya sea automóvil, alimentación, calzado o cualquier otro, se puede decir que las tres lesiones más comunes derivadas de movimientos repetitivos en el trabajo son la tendinitis, el síndrome del túnel carpiano y la tenosinovitis. Estos traumatismos de las extremidades superiores son un problema frecuente y se derivan de microtraumatismos repetitivos.

¿Qué es lo que tienen en común? Los tres son trastornos musculoesqueléticos en mano y muñeca y, como comentamos, surgen por los movimientos repetitivos en el entorno laboral. Además, también comparten algunos factores de riesgo, actividades y oficios que los ocasionan, como veremos a continuación.

1. Tendinitis: inflamación de los tendones

Una de las lesiones que provocan los movimientos repetitivos es la tendinitis de muñeca, que es una inflamación de los tendones que se debe a la tensión de los mismos durante las tareas, sometidos a vibraciones o doblado, en repetidas ocasiones. Es decir, su principal factor de riesgo son los esfuerzos repetidos de la muñeca en flexo-extensión o en desviación cubital.

Por norma general, las tareas asociadas a la tendinitis de muñeca son las de empaquetar, el uso de alicates, tendido de cables y el trabajo en prensas.

2. Síndrome del túnel carpiano: compresión del nervio mediano

En segundo lugar, un microtraumatismo habitual debido a movimientos repetitivos en el trabajo, es el síndrome del túnel carpiano. Esta lesión surge cuando se comprime el nervio mediano al pasar por el espacio por el que transcurren los tendones que permiten la flexión de los dedos.

Existen diversos factores de riesgo que lo pueden causar, como la torsión de la muñeca, flexión y extensión repetida de la misma, sus esfuerzos repetidos en posturas forzadas y las maniobras de presión con los dedos o la palma.

Hay una serie de actividades asociadas al síndrome del túnel carpiano como son afilar, lijar, teclear, empaquetar, remachar, martillear, pulir, abrillantar, enladrillar, fregar y las tareas de montaje. Cabe añadir que los oficios en los que comúnmente se llevan a cabo dichas actividades y por tanto sus profesionales corren más riesgo de padecer este traumatismo son: matarifes, cocineros, carpinteros y cajeros.

3. Tenosinovitis: acumulación de líquido sinovial

Los movimientos repetitivos y las posturas forzadas de la muñeca en el entorno laboral, suelen ocasionar esta lesión, que provoca dolor debido a la acumulación de excesivo líquido sinovial en la vaina tendinosa. Las tareas que requieren realizar fuerza con la muñeca incrementan, por tanto, los riesgos de padecer tenosinovitis.

La tenosinovitis puede surgir por diferentes factores de riesgos como la torsión rápida de la muñeca, los trabajos manuales, las maniobras de presión con la mano si la muñeca está en extensión o flexión, empujar con la muñeca en extensión y desviación radial o en supinación.

Uno de los oficios en el que es más habitual este microtraumatismo por movimientos repetitivos es el de matarife. Algunas de las tareas que lo ocasionan son afilar, coser, pulir, abrillantar, cortar, escurrir, atornillar, las actividades que requieren el uso de alicates y el trabajo en prensas.

¿Cómo prevenir microtraumatismos por movimientos repetitivos?

Una vez identificados los principales microtraumatismos relacionados con los movimientos repetitivos, hay que ponerse manos a la obra con su prevención, para la cual el siguiente esquema sirve de orientación.

 

Intervención ante lesiones por movimientos repetitivos
NTP 311-INSHT

 

Según la NTP 311: Microtraumatismos repetitivos: estudio y prevención del Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el Trabajo (INSHT), son 6 las condiciones de trabajo que deben evitarse para prevenir estos microtraumatismos:

  • Las tareas y movimientos repetitivos cuyo ciclo es menor a 30 segundos o se repiten los mismos movimientos durante más de la mitad de dicho ciclo.
  • Los trabajos que exigen esfuerzos repetitivos o prolongados que superen el 30 % de la capacidad muscular del trabajador.
  • Las posturas forzadas o extremas de determinadas partes del cuerpo para poder llevar a cabo la tarea.
  • El mantenimiento prolongado en el tiempo de una postura concreta, sea cual sea ésta.
  • Las vibraciones en el trabajo, en ocasiones producidas por las herramientas necesarias para realizar la tarea.
  • El contacto con superficies duras y la exposición al frío de ciertos segmentos corporales.

Cuando existe la sospecha de que la manera de efectuar las tareas de un puesto de trabajo determinado, es la causante de lesiones osteomusculares, es fundamental identificar los factores de riesgo, la magnitud de los mismos y evaluar en qué grado afecta a los trabajadores.

Para llevar a cabo con éxito la prevención de los traumatismos relacionados con los movimientos repetitivos, nuestro software Ergo/IBV cuenta con un apartado específico, el módulo de tareas repetitivas, mediante el cual se pueden analizar actividades repetitivas de los miembros superiores con ciclos de trabajo definidos con el fin de evaluar los posibles riesgos de , del hombro, de la mano y de la muñeca.

Con este módulo se puede determinar el tiempo de exposición y los movimientos repetitivos de manos y brazos en las diferentes tareas que realiza el trabajador objeto de análisis, y evaluar las posturas que adopta. Además, con dicha información, Ergo/IBV concreta los niveles de riesgo y ofrece recomendaciones para reducirlos.

¿Te gustaría probarlo de manera totalmente gratuita? Accede a la demo del software Ergo IBV.

ergoibv_cta_blog-post_700x130

Etiquetas: ,
Categorías: Blog

Comentarios