EUCOOKIELAW_BANNER_TITLE

Monitorizar el descanso para mejorar el trabajo a turnos y nocturno

Monitorizar el descanso para mejorar el trabajo a turnos y nocturno

El trabajo nocturno es un factor de riesgo laboral ya que puede provocar mayores estados de fatiga y alteraciones del sueño. Como apoyo a los métodos tradicionales, el IBV lleva a cabo una línea de investigación centrada en la monitorización del sueño para mejorar la calidad del descanso de los trabajadores y reducir los riesgos de aparición de estos síntomas derivados del trabajo a turnos y nocturno.

Cuenta una anécdota apócrifa cuando Edison patentó la bombilla incandescente comentó que había logrado vencer a la noche, aumentando el tiempo de vida activa del hombre y librándonos de la esclavitud del sueño.

Es cierto que la existencia de la luz eléctrica modificó para siempre los hábitos sociales y laborales de las personas, consiguiendo, salvo en los trabajos agrarios, una aparente independencia de los ritmos circadianos, logrando la existencia de trabajos ininterrumpidos y creando el trabajo nocturno. El trabajo a turnos surgió entonces como una adaptación del anterior con el fin de mitigar los efectos físicos, psicológicos y sociales del trabajo nocturno.

Estos efectos se presentan en el trabajo a turnos ciertamente algo más suavizados que en el trabajo nocturno puro, pero sigue dándose el hecho que los picos máximos de atención de capacidad de esfuerzo o resistencia al dolor se dan en condiciones diurnas.

Los riesgos del trabajo nocturno

De esta manera, frente a esas condiciones, el trabajo nocturno puede presentar, tanto en número como en intensidad, unos mayores índices de fatiga laboral.

Al respecto, se considera la fatiga como una sensación compuesta de síntomas físicos y psíquicos, con un aporte subjetivo de (falta de) motivación y (baja) predisposición a las tareas a desarrollar. Según diferentes autores se pueden presentar diferentes componentes de la fatiga:

  1. Fatiga muscular: asociada al desarrollo de la actividad muscular y el consumo de energía provocados por una actividad física prolongada y exigente.
  2. Fatiga sensorial o perceptiva: se presenta en trabajos cuyas demandas de control sensorial son elevadas -vista, oído- porque conllevan tareas minuciosas que exigen niveles altos de concentración.
  3. Fatiga mental o psicológica: se presenta en trabajos en los que predomina el esfuerzo mental o cognitivo.

En condiciones normales, con la suspensión de la actividad asociada a la fatiga y un descanso y sueño adecuados, ésta suele desaparecer; pero ¿qué sucede si estos periodos de descanso y sueño no son constantes o son de baja calidad?

Todos los autores están de acuerdo en manifestar que los trabajos realizados en equipos rotatorios dan lugar a trastornos del sueño cuya frecuencia es variable según las características propias de la persona y el sistema de turnos empleado.

Sirva como ejemplo un estudio realizado en Francia en 2011 con población trabajadora a turnos: solo el 38% de los trabajadores en turno de noche duermen al menos 8 horas, frente al 46% del turno de tarde y el 93% el turno de mañana. Estos trastornos del sueño se traducían en una disminución considerable del tiempo de descanso (hasta 3 horas cuando se trabajaba por la noche) así como en una disminución de la calidad del mismo presentándose pesadillas, sueño intranquilo etc.

Sin embargo, los problemas que se derivan de estos trastornos acaban influyendo en otros aspectos de la vida del trabajador. Así, se produce una mayor incidencia de problemas gastrointestinales, producidos principalmente por los desórdenes en las horas de las comidas y la pirolisis que interrumpe el sueño.

Además, la mayoría de los estudios revelan que en la mayoría de los casos en los que existen problemas gastrointestinales y alteraciones del sueño, aparecen también síntomas de trastornos psicológicos como irritación, agresividad, etc.

Enfoques tradicionales desde la prevención de riesgos laborales

Con el objetivo de prevenir la aparición de estos síntomas asociados a los trabajos nocturnos, los acercamientos tradiciones han optado por soluciones basadas en el rediseño de turnos (haciéndolos más cortos y más permanentes), estudios ergonómicos de rediseño de puesto buscando suavizar el impacto del trabajo en el sistema musculo esquelético del trabajador, así como en los órganos sensoriales e incrementando las relaciones sociales.

Una nueva perspectiva: mejorar la calidad del descanso

En la actualidad se están potenciando nuevas líneas de actuación que centran las acciones de prevención en encontrar la manera de potenciar el descanso y la calidad del mismo. Estas acciones acometen el reto de integrar todas las variables que componen el descanso, todas ellas susceptibles de modificación y por lo tanto de intervención por parte del prevencionista.

Sin duda, muchas empresas ya están concienciadas con la importancia que tiene el descanso para sus trabajadores, dándole un papel importante en sus planes de promoción de la salud. Como hemos visto recientemente, las empresas han desarrollado centenares de actividades programadas con motivo de la Semana Mundial del Sueño conscientes de la importancia que tiene un descanso de calidad para mejorar la salud de sus trabajadores.

Para ello, es necesario contar con un adecuado conocimiento de cada uno de los aspectos a los que se ve expuesto el sujeto y, conocidas las problemáticas de descanso que se padecen (siempre y cuando no sean patológicas), aplicar medidas de control e higiene del sueño que permitan un grado de mejora perceptible por el usuario y que eleve el nivel de vida del mismo.

El Instituto de Biomecánica (IBV) cuenta con una elevada experiencia en el análisis de entornos (luz, temperatura) y equipos (colchón, almohada) de descanso para la mejora de la calidad del sueño, así como el análisis del efecto que los hábitos de las personas (alimentación, actividad física, etc.) tienen sobre nuestro descanso.

En esta línea, desde el IBV ayudamos a las empresas a formar a sus trabajadores, principalmente en los casos en que trabajan a turnos, en hábitos a seguir para mejorar su calidad del sueño o las condiciones del entorno y los equipos de descanso, de forma que se reduzcan al máximo los efectos negativos que puede tener esta organización del trabajo sobre la salud.

Etiquetas: , , , ,
Categorías: Blog

Comentarios