EUCOOKIELAW_BANNER_TITLE

Software de evaluación de riesgos ergonómicos

Ergonomía y Prevención de Riesgos laborales en el sector sociosanitario

Ergonomía y Prevención de Riesgos laborales en el sector sociosanitario

El ámbito sociosanitario es hoy en día uno de los sectores más importantes en las sociedades desarrolladas: tanto por su valor simbólico como por el elevado impacto que tiene sobre el PIB y la generación de empleo para miles de personas que cuentan con una formacion muy especializada. Una especifidad que se observa también en los materiales y herramientas que utilizan y que no son comparables a otros sectores económicos.

Precisamente esta singularidad ha provocado la paradoja de que el sector encargado de reestablecer la salud de los ciudadanos sea el que más dificultades encuentre, en ocasiones, en hacer frente a los riesgos ergonómicos y psicosociales y mantener la salud de sus propios trabajadores. Según la OIT, la prevalencia de las lumbalgias es el doble en los hombres y el triple en las mujeres que en otros sectores laborales.

De hecho, según datos del INSS, la primera causa de incapacidad temporal por enfermedad común es la lumbalgia y la principal causa de los sobresfuerzos en todo el periodo estudiado ha sido la movilización de enfermos, representando más de un 60% sobre el total.

Esta situación se debe, por una parte, a que la dualidad Trabajador/Producto existente en otros sectores industriales se sustituye aquí por la relación Trabajador/Persona Asistida. Este hecho provoca que los diseños de herramientas, los protocolos y las instalaciones estén destinadas a asegurar la pronta recuperación del paciente, quedando en segundo plano la salud del trabajador que facilita dicha recuperación.

Por otra parte,  si llevamos a cabo un desglose de las distintas especialidades profesionales que un centro sanitario necesita para su correcto funcionamiento, hallaremos los riesgos y peligros que se pueden dar prácticamente en la suma del resto de sectores laborales: laboratorios, lavanderías, talleres, depósitos de gases, consultas, hospitalización, quirófanos, centrales de esterilización, radiología, urgencias, cocinas, archivos, bibliotecas, centrales de transformación eléctrica, calderas, almacenes, departamentos administrativos, etc. Se trata por tanto de diferentes puestos de trabajo que a su vez implican riesgos de todo tipo: biológicos, químicos, físicos, ergonómicos, psicosociales.

Los riesgos derivados del contacto con elementos biológicos, contaminantes o radiactivos, debido a su impacto para el individuo expuesto, son los riesgos que han tenido un mayor seguimiento y una prioridad más alta en las intervenciones administrativas y, por lo tanto, no son objeto de análisis en este artículo.

Por otro lado, sería necesario reflexionar sobre la problemática del trabajo nocturno y a turnos en el contexto sanitario, ya que se requiere una prestación de servicio durante 24 horas. Para conocer mejor esta problemática os invitamos a leer este artículo:

Monitorizar el descanso para mejorar el trabajo a turnos y nocturno

Por último, debe tenerse en cuenta que las consecuencias de los riesgos ergonómicos y psicosociales pueden no aparecer de manera inmediata, sino tras un tiempo de haber desempeñado una determinada actividad.  Por ello, con el objetivo de poder prevenir y ofrecer herramientas a las empresas que ayuden a minimizar estas contingencias laborales, a continuación, nos centraremos en desglosar estos riesgos que, aunque en principio parecen comunes y ampliamente estudiados en otros sectores profesionales, presentan unas características únicas en el sector sociosanitario por la propia concepción del trabajo.

Riesgos Psicosociales:

  • Exceso de exigencias psicológicas al controlar muchos procesos a la vez y en un tiempo designado.
  • Contacto con   enfermos con los que se establecen identificaciones emocionales.
  • Trabajos a ritmos impuestos y por protocolos difícilmente variables.
  • Aprendizaje de nuevas metodologías y protocolos.
  • Limitadas posibilidades de promoción.

Los efectos sobre la salud que presentan la exposición a riesgos psicosociales son, entre otros:

A corto plazo: ansiedad, dificultad de concentración y memoria, problemas en el descanso, migrañas, dificultades de relación social y disminución de la calidad del servicio prestado.

A largo plazo: fatiga psicológica, disfunciones en los sistemas cardiovascular, respiratorio, inmunitario, digestivo, dermatológico, musculoesqueléticos y a la salud mental.

 

Riesgos laborales en el sector sociosanitario

Riesgos ergonómicos:

  • Manipulación manual de cargas.
  • Posturas forzadas.
  • Sedentarismo.
  • Ritmos impuestos.
  • Utilización extendida de pantallas de visualización de datos.

Los riesgos ergonómicos están asociados en la mayoría de los casos a trastornos musculoesqueléticos, siendo la principal causa de las enfermedades profesionales más frecuentes, generando un gran número de lesiones en músculos, tendones, nervios, articulaciones, ligamentos, etc., y localizadas generalmente en espalda, cuello, hombros, codos y muñecas.

Las divisiones de los tipos de tareas que pueden producir esas lesiones son comunes a otros sectores industriales. No obstante, es precisamente ante los riesgos de origen ergonómico cuando más se acentúa la diferencia entre trabajar para generar un producto y trabajar para atender a una persona.

Por ejemplo, cuando se enfrenta a una tarea repetitiva que involucre a una persona, aunque se trabaje por ritmo impuesto, los ciclos difícilmente serán iguales en tiempo, sujetos a variaciones provocadas por la no colaboración o la colaboración inadecuada de la persona con la que se esté trabajando, como sucede por ejemplo en las campañas de extracción de sangre.

También cuando el paciente realiza un movimiento brusco, es necesario que el trabajador ejecute una respuesta rápida con postura forzada e incluso en ocasiones con un sobreesfuerzo, lo que aumenta el riesgo de producirse una lesión.

Y quizá la mayor diferencia se encuentra en la manipulación manual de cargas, ya que además de ser una de las tareas más habituales, presenta importantes singularidades:

  • Los pesos que se deben manipular por término medio son mucho más elevados que en los sectores industriales.
  • Las formas y volúmenes persentan extremidades que se pueden movilizar con varios grados de libertad.
  • Los espacios son reducidos y diseñados para el confort de la persona atendida, no el trabajador.
  • La voluntariedad de la persona atendida, la no colaboración del sujeto o la colaboración inadecuada del sujeto.

Como hemos observado, en el sector sociosanitario se dan unas características específicas frente a las cuales las metodologías tradicionales usadas para los estudios ergonómicos presentan lagunas u oportunidades de mejora contínua.

Por este motivo, desde hace unos años, estas aproximaciones globales están siendo suplidas por métodos más específicos recomendados para la manipulación de pacientes y el estudio ergonómico de las tareas propias del sector sanitario.

Una de estas metodologías es el método MAPO para la evaluación de riesgos ergonómicos asociados a la manipulación manual de pacientes. Se trata de una aproximación diseñada para evaluar el riesgo dorsolumbar que implica, como hemos visto, la manipulación de pacientes en el amplio abanico de situaciones que se presentan en el sector.

En este sentido, el Instituto de Biomecánica (IBV) , ha incorporada este método MAPO entre los nuevos módulos del  software Ergo/IBV,

Este módulo MMP-MAPO viene a unirse a la amplia variedad de herramientas específicas para la evaluación de riesgos ergonómicos con las que ya contaba la aplicación Ergo/IBV, cubriendo la necesidad de contar con una herramienta específica para la evaluación de las situaciones de manipulación que se presentan en el sector sociosanitario con mayor frecuencia.

Etiquetas: , , , , ,
Categorías: Blog

Comentarios