EUCOOKIELAW_BANNER_TITLE

Claves para implementar la ergonomía participativa en tu empresa

Claves para implementar la ergonomía participativa en tu empresa

Durante décadas en el campo de la ergonomía se han aplicado soluciones para el diseño de puestos de trabajo sin contar con la opinión de la plantilla. Esta dinámica empezó a quebrarse en los años 70 en los países nórdicos donde se cambió el modo de trabajo: comenzaron a considerar las opiniones de la plantilla como usuarios de un puesto de trabajo antes de aplicar las intervenciones ergonómicas. La nueva filosofía de trabajo evolucionó hasta que en los años 80 apareció en EEUU el término de ergonomía participativa.

Antes de conocer qué claves necesita conocer una empresa para aplicar la ergonomía participativa en el diseño del puesto de trabajo, debemos aclarar qué significa este concepto.

Un error habitual es concebir la Ergonomía Participativa como dar a la plantilla la oportunidad de tener algún tipo de control sobre el diseño de su puesto de trabajo y sobre las tareas que se desempeñan. Es un error suponer que al ser los usuarios cotidianos del puesto conocen mejor que nadie los riesgos de su puesto y sus experiencias les permiten desarrollar propuestas de mejora eficaces.

De hecho, estas soluciones se expresan con una alta subjetividad y falta de rigor formal, que impiden que la solución aportada por el trabajador A sea aplicable al puesto de trabajo del trabajador B. Por ello, aplicar ergonomía participativa no es lo mismo que hacer participar a los trabajadores en la mejora de la ergonomía sin filtro metodológico alguno.

Definiremos la ergonomía participativa (EP) como una estrategia que involucra a los agentes clave de la empresa uniéndolos en grupos de trabajo para que participen de forma conjunta en la identificación de los problemas y la búsqueda de medidas que permitan la mejora de las condiciones de trabajo y del bienestar de los trabajadores, con efectos igualmente favorecedores sobre la productividad de la empresa.

De esta forma, la EP promueve un mejor conocimiento y cultura de la ergonomía y la prevención de riesgos, a la vez que crea una dinámica de mejora continua para resolver conflictos relacionados con la productividad y la seguridad de los trabajadores.

Puesto que la estrategia de la EP pasa por la creación de grupos de trabajo, para que sean efectivos la empresa debe seguir los siguientes pasos:

  • Implementar un protocolo que permita definir adecuadamente el grupo de trabajo, teniendo en cuenta a todos los agentes clave.
  • Gestionar de modo ordenado la identificación de problemas.
  • Ponderar las soluciones, dando un escalado de prevalencia en la acción a adoptar y encontrando un equilibrio en los criterios económicos, productivos y de seguridad.

 

En este campo el Instituto de Biomecánica (IBV) ha llevado a cabo importantes experiencias en empresas que le permite situarse como uno de los mayores dinamizadores de ergonomía participativa en España.

Fruto de esa experiencia en la implantación de programas de EP, se ha identificado que las principales fases que debe seguir una empresa para aplicar intervenciones basadas en la ergonomía participativa son las mostradas a continuación:

  1. Campaña informativa

El primer paso para lograr el éxito de un programa de ergonomía participativa consiste en generar una Campaña informativa en la empresa que permita comunicar los objetivos del programa y la  creación del grupo de discusión (Grupo Ergo) con la asignación de roles bien definidos y siempre de carácter voluntario.

  1. Grupo Ergo

El Grupo Ergo estará formado por representantes de los trabajadores, de la empresa y personal técnico de prevención, usando como consultores a personas que aporten experiencia sobre el problema estudiado en cada caso.

Una vez conformado el grupo Ergo, se planifican dos actividades formativas para la implementación del programa de ergonomía participativa que incluyen la definición, objetivos y cronograma de actividades, por un lado, y otra formación específica en ergonomía y condiciones de trabajo del ámbito de intervención por otro.

Este grupo de trabajo además de la identificación de riesgos y la propuesta de soluciones, tiene como misión la comunicación de las mismas a dirección, a la plantilla y a los departamentos que sean pertinentes en cada caso y que autoricen o hagan viables la implementación de las soluciones.

  1. Intervención ergonómica

La intervención propiamente dicha se divide en tres etapas: diagnóstico, tratamiento y seguimiento.

  • Diagnóstico: Identificación de las causas de los problemas; obtención de información adicional mediante entrevistas; observación de los puestos de trabajo y evaluación técnica.
  • Tratamiento: acciones relacionadas con la organización y desarrollo de propuesta de medidas preventivas y la planificación e implementación de las mismas.
  • Seguimiento: control y evaluación de la eficacia de las medidas preventivas.

En todas estas etapas hay que remarcar que se busca la participación de los agentes relacionados con los problemas en estudio. Los Grupos Ergo planificarán y llevarán a cabo cada actividad, aprovechando el conocimiento de cada miembro del grupo en relación con las condiciones de trabajo y características de la empresa.

Claves para aplicar la Ergonomía Participativa con éxito

Para que una intervención en ergonomía participativa sea considerada como tal y además consiga el éxito en sus objetivos deben de darse las siguientes condiciones:

  • Existencia de un clima preventivo favorable y un compromiso hacia la intervención por parte de todos los actores involucrados.
  • Establecimiento de vías de comunicación eficientes sobre el proceso hacia el conjunto de la empresa.
  • Constitución adecuada del Grupo Ergo, tanto en relación con los perfiles de sus componentes, como con las capacidades de los mismos para organizar y llevar a cabo las tareas necesarias.
  • Fomento de la  colaboración de distintos agentes en todo el proceso, propiciando la identificación de los problemas y las soluciones necesarias, así como su priorización.

Los estudios y las experiencias llevados a cabo en el campo de la Ergonomía Participativa constatan que este tipo de intervenciones reportan a la empresa y a la plantilla las ventajas objetivas y esperables por los cambios efectuados y las mejoras de las condiciones de trabajo, pero además se benefician de la generación de confianza, autoestima y sentimiento de pertenencia a la empresa.

Etiquetas: ,
Categorías: Blog

Comentarios

  • Dr Ronald Médico Laboral Dr Ronald Médico Laboral said : Excelente metodología.Quisiéramos seguir compartiendo esta experiencia en Centro América. Noviembre 25, 2016 | Responder
  • Ergoteca Ergoteca said : Un articulo sobre ergonomia de los que no se ven, sobre todo sobre la ergonomia participativa, un buen estudio a tiempo puede ahorrar muchos costes de personal a la empresa. Enero 7, 2017 | Responder